Las clases por videoconferencia se están instalando en nuestras vidas tanto en el aula tradicional como en nuestras casas. Estas clases permiten un nivel de concentración igual o mayor que la clase presencial tradicional. Al asistir solo a las clases desde nuestros domicilios se produce una situación de aislamiento en la que se reducen los factores de distracción.

 

El caso es que al comparar la enseñanza a distancia por videoconferencia con la enseñanza tradicional presencial podemos destacar como principal ventaja el ahorro en tiempo y desplazamientos. Y en cuanto a las posibles ventajas de la enseñanza a distancia por videoconferencia comparada con la enseñanza a distancia tradicional se puede señalar la inmediatez de respuesta por parte del profesor ya que la clase por videoconferencia permite la aclaración de dudas en el momento. También el alumno agradece el hecho de poder ver la imagen de sus compañeros en la pantalla ya que ayuda a crear una sensación de grupo.

 

Los profesores subrayan el hecho de que la retroalimentación que se recibe de los alumnos disminuye notablemente respecto a una clase presencial, reduciéndose así la posibilidad de percibir la imagen de los alumnos (sus gestos, movimientos, etc).

 

Lo que es indiscutible es que será el modelo de enseñanza del futuro y que mucho me temo que nos queda un largo camino para adaptarnos como alumnos y en un futuro como profesores.  

Anuncios